Investigadores de la U710 CIBERER participan en un estudio que ha convertido células de la piel en plaquetas

Imágenes de estudio (*)
ciberer | jueves, 13 de octubre de 2016

Investigadores de la U710 CIBERER que lidera el Dr. Juan Bueren en el CIEMAT/IIS-FJD han participado en un estudio que muestra que es posible convertir células de la piel en megacariocitos con las mismas funciones que los que se encuentran en el cuerpo humano, capaces de producir plaquetas, los tipos celulares responsables de la coagulación normal de la sangre. La investigación ha sido coordinada por miembros del grupo de investigación del CIBER-BBN que lidera Ángel Raya en el Centro de Medicina Regenerativa de Barcelona (CMR[B]).

Esta conversión fue inducida mediante un cóctel de 6 factores y en solo 2 semanas. Las células generadas en este proceso fueron exitosamente transplantadas en ratones, dando lugar a plaquetas normales dentro de los organismos de los animales. Además, los investigadores combinaron este protocolo con la terapia génica en células de la piel de pacientes con reducido nombre de plaquetas y mostraron que plaquetas sanas pueden ser generadas en el laboratorio. Este trabajo, publicado en la prestigiosa revista Cell Reports, abre nuevos caminos para la producción de células con un beneficio potencial para los pacientes de una manera rápida y eficaz.

Actualmente, las fuentes de plaquetas para la transfusión son insuficientes y pueden estar asociadas con riesgo de rechazo inmunológico e infecciones sanguíneas. Buscando una alternativa a las transfusiones convencionales, los autores usaron una tecnología recientemente desarrollada en colaboración con investigadores de la Universidad de Lund en Suecia (publicado hace 3 meses, también en Cell Reports) para generar glóbulos rojos. En el estudio de Cell Reports, los investigadores llevaron esta tecnología más allá consiguiendo producir megacariocitos que pueden ser usados en el laboratorio para producir plaquetas. Por otro lado, los megacariocitos producidos de esta manera pueden ser trasplantados en animales, donde se injertan y se diferencian dando lugar a plaquetas funcionales que circulan en la sangre de los ratones juntamente con las suyas propias.

Con tal de probar la posible aplicación clínica de este protocolo de conversión, los autores recorrieron a un contexto en el que la generación de megacariocitos puede ser clínicamente relevante. La anemia de Fanconi es una enfermedad genética rara en la cual la mayoría de pacientes sufren una reducción severa en el número de plaquetas. En colaboración con la U710 CIBERER que lidera el Dr. Juan Bueren, experto mundial en esta enfermedad, los investigadores usaron el nuevo método en células de la piel procedentes de pacientes con anemia de Fanconi. Después de la corrección genética de las células de los pacientes, el cóctel de 6 factores fue capaz de convertirlas en megacariocitos sanos, los cuales a su vez podían ser usados para producir plaquetas sanas en el laboratorio.

“Los resultados de nuestro estudio demuestran que se pueden obtener megacariocitos con potencial clínico mediante la transdiferenciación directa de muestras fácilmente accesibles como lo son las células de la piel, como alternativa a la generación de células madre pluripotentes inducidas (iPSC). Qué tecnología será finalmente utilizada en el entorno clínico (si es el caso) es difícil de prever, pero la transdiferencicación directa es sin duda más rápida, más económica y más eficiente. En cualquier caso, que podamos cambiar completamente la identidad de un fibroblasto y convertirlo en megacariocito con tan solo 6 factores es un fenómeno que aún no entendemos bien mecanísticamente, pero que es biológicamente asombroso”, destaca el Dr. Ángel Raya, investigador del CIBER-BBN en el CMR[B] y coordinador de este estudio.

Aunque este estudio es un gran paso adelante hacia la translación clínica de este tipo de tratamientos, aún hace falta mucha más investigación para constatar la seguridad y eficiencia para los pacientes.

“Este estudio es producto de un proyecto de colaboración intenso y fructífero entre numerosos grupos de investigación y representa haber subido un peldaño más hacia la generación de megacariocitos y plaquetas con aplicaciones clínicas directas. Los futuros estudios tendrían que permitir la mejora en la eficiencia y la seguridad de este sistema”, añade el Dr. Julián Pulecio, primer autor de este estudio y también investigador del CIBER-BBN en el CMR[B].

Publicación de referencia:

Direct conversion of fibroblasts to megakaryocyte progenitors. Julián Pulecio, Oriol Alejo, Sandra Capellera-Garcia, Marianna Vitaloni, Paula Río, Eva Mejía, Ilaria Caserta, Juan A. Bueren, Johan Flygare, Ángel Raya. Cell reports

*A la izquierda, una imagen microscópica con contraste de fases de un megacariocito transdiferenciado a partir de células de la piel. El megacariocito fue capturado en un estadio muy maduro, mostrando las típicas proyecciones largas y finas (protoplaquetas) desde donde las plaquetas son liberadas. A la derecha, una plaqueta producida en el laboratorio a partir de la transdiferenciación de células de la piel y visualizada usando microscopía electrónica. El tamaño, la forma y el contenido de estas plaquetas generadas en el laboratorio son remarcablemente similares a las de las plaquetas reales.