Fenotipado


Ratón deficiente en Igf-1,
modelo animal de hipoacusia
neurosensorial humana
El estudio de modelos animales de enfermedades humanas es una parte fundamental en la investigación biomédica, y en especial en el área de las enfermedades raras. En los últimos años los ratones genéticamente modificados se han convertido en los modelos más utilizados y han permitido profundizar en el estudio de las funciones biológicas de genes de interés (genómica funcional), así como en la relación existente entre genotipo y fenotipo.

El análisis del fenotipo de estos modelos resulta esencial para conocer las consecuencias funcionales de una mutación, comprender la fisiopatología de la enfermedad, identificar nuevos indicadores diagnósticos y pronósticos, así como para explorar nuevas aproximaciones terapéuticas basadas en hipótesis científicas.

El fenotipado es la caracterización molecular, morfológica y/o funcional de un sistema determinado (respiratorio, sensorial, muscular, neural etc.), combinando diferentes técnicas (biología molecular, histología, técnicas de imagen y pruebas funcionales in vivo) con el objetivo de identificar las alteraciones asociadas a una determinada mutación genética y de establecer modelos de enfermedades humanas.

Desde el punto de vista bioético, el desarrollo de técnicas no invasivas y de protocolos estandarizados de fenotipado permite reducir el número de animales empleados en la experimentación y cumplir las directrices de FELASA, además de reducir los costes de generación y mantenimiento.

FENOTIPADO: ¿CÓMO SE HACE?

El fenotipado completo de una línea de ratón se puede dividir en tres fases:

Fase I: se analizan todos los sistemas de manera general y no invasiva con pruebas sencillas, en busca de fenotipos de interés. Requiere un elevado número de animales y un estudio estadístico robusto de los datos. El equipamiento es sencillo y de coste moderado, no siendo necesaria una formación altamente especializada.

Fase II (está en marcha): una vez identificadas las funciones alteradas, se confirma el fenotipo mediante un análisis más especializado sobre de un menor número de animales y la utilización de técnicas más sofisticadas (invasivas y no invasivas) que proporcionan información detallada. El coste del equipamiento es más elevado y su utilización requiere cierto nivel de especialización y entrenamiento.

Fase III: estudio exhaustivo en animales seleccionados, realizando experimentos invasivos y pruebas específicamente diseñadas. Tanto el equipamiento como la experiencia requerida son de alta especialización.

El fenotipado sistemático y sistémico (incluyendo todos los órganos y sistemas para estudiar los efectos pleiotrópicos de muchos genes) de todas las líneas de ratones mutantes requiere de disponer de la tecnología adecuada, de personal altamente cualificado y del desarrollo de protocolos estandarizados y validados.

SEFALer nace para responder a la creciente necesidad de acceder al fenotipado secundario que presentan los grupos de investigación en enfermedades raras.