La ‘spin-off’ EpiDisease, seleccionada en el programa de inversión Mind the Gap de la Fundación Botín

Equipo de EpiDisease. (*)
CIBERER | miércoles, 25 de julio de 2018

EpiDisease, primera spin-off del Centro de Investigación Biomédica en Red (CIBER) fundada por investigadores de la U733 CIBERER en la Universitat de València, recibirá 344.000 euros de inversión en los próximos dos años al haber sido una de las dos empresas seleccionadas en la última convocatoria del programa Mind the Gap de la Fundación Botín. La inversión que recibirá EpiDisease se destinará al kit con marcadores epigenéticos ScoliPro® que está desarrollando esta empresa para el diagnóstico y seguimiento de la escoliosis idiopática en adolescentes.

El programa Mind the Gap, que fue creado por la Fundación Botín en 2011 siguiendo un modelo de ‘inversión de impacto’ pionero en España, invertirá 500.000 euros en otra spin-off, Innitius, empresa surgida de una investigadora del Instituto de Investigación Biosanitaria de Granada que está desarrollando el dispositivo Fine Birth, una nueva tecnología basada en el uso de ultrasonidos de torsión para el diagnóstico temprano y efectivo de patologías asociadas al momento del parto.

Sobre EpiDisease y su dispositivo ScoliPro®

El dispositivo ScoliPro® que está desarrollando la empresa EpiDisease, fundada en 2014 por José Luis García, investigador de la U733 CIBERER, es una nueva prueba molecular que permitirá diagnosticar la escoliosis idiopática en adolescentes (EIA) con una elevada sensibilidad y especificidad, así como decidir el seguimiento y tratamiento de estos pacientes de forma más específica.

La EIA es una deformidad tridimensional de la columna vertebral que puede provocar dolor, limitación funcional y restricciones de la función pulmonar. Aunque comienza en la adolescencia temprana con una deformación leve de la columna de 10 grados, el gran problema radica en que el 10% de los pacientes progresan hasta 40 grados (escoliosis grave) en los años sucesivos.

Con más de 36 millones de pacientes en todo el mundo, 1 millón de ellos en Europa, el diagnóstico y seguimiento de esta enfermedad exige exploraciones físicas y estudios radiológicos desde su detección y hasta la madurez esquelética, lo que supone no sólo un consumo importante de recursos para el sistema sanitario, sino también una elevada exposición de los pacientes a irradiaciones, además de corsés y cirugías correctivas, a las que son sometidos alrededor del 10% independientemente de haber llevado a cabo otra serie de tratamientos previos. En este sentido, los especialistas requieren de otras herramientas de diagnóstico, pronóstico y monitorización de la evolución de la enfermedad que se basen en marcadores moleculares y eviten irradiar frecuentemente a los pacientes con rayos X.

El kit de diagnóstico in vitro ScoliPro® permitirá analizar en una muestra de sangre una firma de miRNAs (marcadores epigenéticos) capaz de diagnosticar la EIA con una elevada sensibilidad y especificidad. Esta nueva prueba molecular ayudará a los especialistas a identificar de forma precoz a personas con mayor riesgo de desarrollar EIA, así como a decidir el seguimiento y tratamiento de estos pacientes de forma más específica. Las ventajas a medio y largo plazo para el paciente serían una menor exposición a radiación consecuencia del seguimiento de la progresión de la enfermedad mediante el uso de Rayos-X y un pronóstico más efectivo acerca de la evolución que puede tomar la deformidad de su columna.

En este sentido, ScoliPro® cambiará el paradigma actual del diagnóstico clínico al reducir el uso de la actual tecnología de diagnóstico (rayos X) y, por tanto, el riesgo futuro de cáncer en estos pacientes, además de identificar potencialmente a aquellos pacientes en los que la escoliosis no va a progresar.

La Fundación Botín, a través de su instrumento de inversión Mind the Gap, está financiando el desarrollo del prototipo del kit y la validación clínica de la función pronóstico, acelerando de este modo que el futuro test diagnóstico pueda llegar al mercado con todos los requisitos regulatorios necesarios para un test diagnóstico IVD.

Sobre Mind the Gap

El Programa Mind the Gap, creado por la Fundación Botín en 2011, impulsa el emprendimiento en el ámbito de las Ciencias de la Vida para posibilitar que las tecnologías con potencial comercial, desarrolladas por instituciones científicas españolas, lleguen al mercado y generen desarrollo social y económico. Con este fin, invierte tanto recursos financieros (hasta 500.000 € por proyecto) como de gestión, mediante la incorporación al proyecto de un asesor experto que presta orientación y apoyo profesional en aquellos aspectos críticos que permitan trasformar los proyectos surgidos en el ámbito académico en iniciativas empresariales viables.

En este sentido, desde 2016 el Programa Mind the Gap instrumenta sus inversiones a través de un novedoso vehículo de cofinanciación en el que, además de la Fundación Botín, participan un grupo de inversores privados, en una iniciativa pionera en el panorama nacional que demuestra la capacidad de la ciencia española de atraer capital privado. Ello les está permitiendo profundizar en un modelo de colaboración público, privado y social que mejore la sostenibilidad de nuestro sistema de ciencia y multiplique por tres la eficiencia de la inversión social de la Fundación Botín.

Estas dos nuevas empresas se suman a las cinco que ya formaban parte del programa Mind the Gap y que hasta la fecha han captado más de 12 millones de euros de capital privado. Además, en 2017 alcanzaron una facturación conjunta de 1.230.000 euros y mantuvieron 48 puestos de trabajo.

(*) De izquierda a derecha, Daymé González (Jefa de Bioinformática), Salvador Mena (Director Científico), Ester Berenguer (Técnica de Desarrollo del Kit), José Luis García (Director Ejecutivo), Giselle Pérez (Responsable Técnica del Kit) y Eva García (Responsable de Bioestadística).