Entrevista al Dr. Vicente Vicente, nuevo jefe de grupo del CIBERER en el Instituto Murciano de Investigación Biosanitaria

CIBERER | lunes, 16 de mayo de 2016

El doctor Vicente Vicente es jefe del grupo de referencia nacional en enfermedades raras como las trombopatías y la trombofilia hereditaria del Instituto Murciano de Investigación Biosanitaria (IMIB) incorporado recientemente al CIBERER. En esta entrevista, el Dr. Vicente nos explica la dilatada trayectoria del grupo clínico que lidera en el campo de la hematología y en especial en el área de la hemostasia y la trombosis.

- Usted lidera un grupo de referencia nacional en enfermedades raras relacionadas con el sistema hemostático. ¿Puede explicarnos cuáles son estas enfermedades y qué investigan sobre ellas?

- Existe un amplio abanico de trastornos congénitos del sistema hemostático, bien primarios o acompañando a diferente patología congénita muy variada. Ejemplos son las anomalías del sistema de la coagulación que dan lugar a trastornos hemorrágicos (anomalías de los factores procoagulantes del sistema de la coagulación), o bien anomalías que condicionan un estado protrombótico, conocido como trombofilia primaria (anomalías de inhibidores del sistema hemostático). Adicionalmente, las plaquetas juegan un papel muy relevante en mantener el equilibrio hemostático. Hay trastornos congénitos tanto cuantitativos como cualitativos plaquetarios muy poco definidos desde la perspectiva clínico-molecular.

Nuestro grupo está centrado desde hace años en el estudio de varias dianas concretas: 1) Antitrombina, pues es el inhibidor más relevante del sistema hemostático. Nuestro grupo ha estudiado una de las series europeas más amplia de pacientes, procedentes de diferentes países, con deficiencia de antitrombina; 2) Anomalías de las proteínas implicadas en la fase de contacto de la coagulación sanguínea, pues es un sistema que mantiene una importante relación con la respuesta inflamatoria y sistema del complemento. En este campo estamos trabajando especialmente en Factor XI; 3) Desde hace años somos centro de referencia nacional e internacional en la caracterización clínico biológica de trastornos hereditarios plaquetarios, bien primarios o acompañando diferente patología congénita muy variada.

- El sistema hemostásico está implicado en diferentes enfermedades raras estudiadas por diferentes grupos del CIBERER. ¿Puede ponernos algunos ejemplos?

- El ejemplo más reciente que aportamos es el diagnóstico de pacientes con trastornos de glicosilación congénitos con interesantes características clínicas que fueron identificados por sus complicaciones trombóticas y la caracterización molecular de las anomalías de diferentes proteínas del sistema hemostático. La hemostasia es un sistema de defensa muy sensible, y pequeñas modificaciones en cualquiera de sus elementos, derivadas de las anomalías subyacentes en un buen número de enfermedades raras, pueden tener manifestaciones tanto trombóticas como hemorrágicas. Especialmente interesantes son todas las enfermedades raras asociadas con modificaciones post-traducionales como la glicosilación, o la regulación transcripcional.

Por otra parte, existen trastornos plaquetarios congénitos en los que la alteración hemostática es la primera manifestación de un trastorno más complejo o amplio en el que coexisten otras anomalías. Así, hemos diagnosticado casos de pacientes remitidos esencialmente por una tendencia hemorrágica en los que constatamos que las alteraciones plaquetarias hereditarias cursan en el contexto de alteraciones de la pigmentación, con albinismo oculocutáneo como en el síndrome de Hermansky-Pudlak o en el de Chediak-Higashi, con inmunodeficiencia humoral y celular (síndrome de Wiskott Aldrich y trombocitopenia ligada a X), evolución a cuadros de insuficiencia medular o aplasia medular (trombopenia amegacariocítica congénita) o predisposición familiar a neoplasias mieloides (mutaciones en RUNX1 o en ANKD26). A pesar del amplio espectro clínico de patologías que cursan con alteraciones congénitas plaquetarias, consideramos imperativo el llevar a cabo un diagnóstico apropiado de estos pacientes, a la hora de ofrecer un abordaje multidisciplinar de las potenciales complicaciones y un tratamiento personalizado.

- ¿Qué objetivos se plantea en su colaboración para investigar estas patologías con otros grupos del CIBERER?

- La patología del sistema hemostático, a excepción de las hemofilias A y B, es patología poco estudiada por su rareza y hay pocos centros dedicados a ello. Pensamos que esta es una oportunidad magnífica para que los grupos interesados de CIBERER intenten aclarar mecanismos que justifiquen complicaciones hemorrágicas o trombóticas que acompañan trastornos congénitos de muy diversa índole. Estamos ya viviendo un periodo donde vemos que las anomalías postraducionales irán cada vez más adquiriendo mayor protagonismo, ya hemos señalado las anomalías de glicosilación. Todo ello está condicionando un cambio conceptual de los trastornos congénitos hemorrágicos y trombóticos, algunos de ellos como expresión de anomalías conformacionales, lo que deja cada vez más de manifiesto las interrelaciones de sistemas biológicos, a las que hasta ahora no le dábamos relevancia. Contar con los grupos de CIBERER para una relación bidireccional pensamos que será clave, con lo que estamos muy ilusionados.

- En su incorporación al CIBERER también se ha marcado como objetivos algunas acciones traslacionales como la elaboración de guías diagnósticas u orientaciones terapéuticas. ¿Podría explicárnoslas?

- Precisamente por la rareza y la ausencia de caracterización clínico biológica, hay pocas guías que ayuden al diagnóstico o al tratamiento de buena parte de esta patología. Hay numerosos ejemplos, por lo que viene a formar parte de nuestros objetivos el establecer guías para el diagnóstico apropiado de las anomalías de antitrombina, dada su gran heterogeneidad molecular. Igualmente perseguimos aportar información clínica relevante de las anomalías de factor XI, tanto en su repercusión de riesgo hemorrágico, como su valor en la protección de complicaciones trombóticas. Es de bastante interés, y en ello también estamos interesados, ofrecer información de las anomalías plaquetarias, especialmente trombocitopenias congénitas. Alguna de ella acompaña a patología congénita de la hematopoyesis. En definitiva, amplios campos donde intentaremos aportar información que sirva para la orientación diagnóstica, para establecer indicadores de riesgo de complicaciones, y por último intentar aportar medidas de profilaxis y tratamiento de posibles complicaciones.

Somos un grupo clínico con una intensa actividad asistencial en el campo de la Hematología y Oncología Médica, por ello pensamos que puede ser de utilidad para diferentes grupos de CIBERER aportar nuestros pacientes con diferentes hemopatías malignas y neoplasias a grupos interesados en estudiar la patología poco frecuente. Ofrecemos nuestra ayuda en este terreno, aspecto por el que también ha contactado ya algún grupo de CIBERER.